Acoso escolar

Acoso escolar

23 Febrero, 2017 barreiro

De nuevo he podido participar en un reportaje para la prensa, en esta ocasión han contado conmigo Salamanca al día.

La entrevista es sobre uno de los temas de más actualidad y que mayor preocupación generan en el entorno de la educación y desarrollo de los más jóvenes. Se trata del Acoso escolar.

A continuación os voy a pasar una transcripción del reportaje, y el enlace a la prensa para que podais leer el reportaje completo on-line. Pincha aquí!

 – Romper el silencio no siempre es fácil, ¿qué señales nos deben hacer sospechar que un niño está siendo víctima de acoso escolar?
Para los padres y educadores puede llegar a ser muy dificil poder saber si un niño está siendo vícitma de acoso escolar, ya que en ocasiones el niño es demasiado pequeño para poder expresarse, o bien porque la situación de acoso es normalmente una situación muy vergonzosa para quién lo sufre.

Aún así como padres podemos estar atentos a algunas señales, por ejemplo, que empiece a cambiar algunas costumbres habituales en casa como sus horarios de actividades, dejar de comer, apatía por sus juegos normales, enfados sin motivo con familiares cercanos, si empieza a cambiar el carácter considerablemente, sintomas depresivos como llanto o insomnio, y por supuesto señales que como padres podemos percibir en relación al colegio, como por ejemplo que no quiera ir por el camino habitual que lleva al colegio o instituto, que sin ninguna razón aparente no quiera ir a clase, dejar de hablar sistemáticamente del colegio, si pide o se plantea el cambio de colegio, que deje de andar con sus amigos de siempre, o que comience a suspender cuando ha sido un buen estudiante.

Como educadores, también se pueden observar algunas conductas como tener en cuenta como si se da aislamiento (no querer al bajar al recreo, quedarse solo en la biblioteca), si en clase no participa cuando nates si lo hacía, si cuando participa algunos alumnos se rien o le interrumpen, si es objeto de burlas, si tiene cierto temor al salir de clase para ir a casa, si de pronto deja de
participar en actividades grupales o extraescolares.

Y por supuesto tanto padres como educadores tienen que estar alerta si se dan señales físicas.
– ¿Cuál sería el principal consejo que los padres deben seguir para saber actuar?.
Lo primero mostrar cariño y proporcionar confianza y seguridad a nuestro hijo, no atosigarle en las preguntas, si no propiciar un ambiente donde él se pueda expresar con confianza.

Una vez que el acoso es evidente, hay que mostrarle total apoyo y comprensión y ayudarle a que recupere el autoestima, a través de valorar y potenciar sus capacidades y habilidades personales y también es importante animarle a que continue realizando sus actividades normales, como clases particulares, deportes extraescolares etc…
Poner al niño en manos de expertos para que pueda aprender habilidades sociales, asertivas, resolución de comflictos y recibir ayuda para fortalecer su autoestima.

Y por supuesto ponerse en contacto con el centro educativo, ya que este es clave en la identificación y en la búsqueda de soluciones, desde el mismo centro se debe poner una especial atención sobre la situación y se debe activar un protocolo de actuación, como padres podemos pedir al centro que nos expliquen en que va a consistir ese protocolo.
– ¿Qué lleva a un niño a ser un maltratador?
Puede haber muchos factores que pueden llevar a un niño a ser un potencial maltratador.

  • Uno de los factores fundamentales es la propia educación recibida en casa, la falta de cariño y de protección familiar o incluso en ocasiones un exceso de la misma, pueden llevar a que un niño mueste falta de gestión emocional y falta de control utilizando el maltrato como forma de regulación.
    Si han exisitido situaciones o experiencias en las que el niño a vivido maltrato o violencia tanto en él mismo como en su entorno cercano, puede ser otro de los factores determinantes.
  • La imagen dentro del grupo de amigos, para mostrar una posición determinada, utilizando el acoso verbal o físico como modo de destacar entre los demás.
  • El haber sido él mismo acosado anteriormente, puede hacer que un niño se convierta en un
    futuro maltratador.
  • La presión por no ser él el acosado, “si yo acoso, a mi no me lo van a hacer”.

 – A tener en cuenta:
Es importante saber que tanto la implicación de los padres como del centro y de los compañeros de clase es fundamental para prevenir, detectar y actuar frente a la situación de acoso escolar. Ya que en el acoso participan tanto la víctima como el agresor y los observadores que habitualmente son los propios compañeros de clase.

Que el acoso no es solamente físico, si no que también hay una forma psicológica (como insultos, burlas, amenazas, aislamientos…) que más genera unas graves consecuencias.

Que las formas de acoso actualmente también se dan a través de las burlas y amenazas en las
redes sociales, a través del teléfono, de grabaciones de la situación con el movil

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *