Fases y crisis de pareja

En el programa de ésta semana Hoy por Hoy Salamanca, de la Cadena SER, hablamos de las fases y crisis de pareja, es decir los distintos momentos por los que suelen pasar las parejas.

Para empezar a hablar de parejas, hay que comenzar definiendo lo que es una pareja: se entiende que la pareja es un ente único que se genera de la relación entre dos personas y que es necesario trabajar constantemente para que su evolución sea positiva y poder superar las difentes crisis que puedan surgir.

Aunque también es importante tener en cuenta en una relación de pareja lo qué es el amor, y éste concepto lo podríamos definir como: ese momento “magico” que se apodera de nosotros y nos controla haciendo que nuestra percepción de la realidad se vea alterada. Es un proceso que se modifica a lo largo del tiempo. Por lo que hay que saber distinguir entre amor pasiónal y amor maduro. (de los cuales hablaré en siguientes post!)

A continuación os dejo una clasificación de las fases y crisis por las que suelen pasar las parejas, cuales son los principales problemas, cuando suelen aparecer (son siempre fechas aproximadas que varian) y algunas posibles soluciones para cada momento.

Fases y crisis de pareja:
  1. Fase de novedad/amor – Se trata de una fase en la que todo es mágico, dónde se descubren caracterísiticas de la otra persona, nos llegamos incluso a reinterpretar y enamorar de nosotros ya que mostramos lo mejor de nostros mismos. La duración de éste momento puede ir de unos pocos días a entorno un año. Si no madura ésta fase, normalmente las relaciones terminan antes de pasar a la siguiente.

  1. Fase de desencanto – Cada individuo reconoce que las expectativas creadas sobre la otra persona no se corresponden con lo que nos decíamos e imaginabamos al principio de la relación. Pueden comenzar las discusiones y los reproches, y se ve muy afectada la comunicación. Uno mismo puede llegar a sentirse culpable por no poder cumplir lo que espera tú pareja de ti.

Para superar la posible crisis de ésta fase, es fundamental reconocer las necesidades personales, además de las necesidades que pueda tener la otra parte, para ello hay que aprender a comunicarse. Es donde rompen la mayor parte de las parejas y la duración de ésta fase está en torno a los 3 años.

  1. Fase de estabilidad – Comienza la aceptación mutua. Se entiende a la otra persona con sus características y sus limitaciones. Es el momento de establecer reglas y normas, y de tomar decisiones conjuntas. Puede aparecer el problema de no saber llegar a acuerdos o bien de que se produzca un estancamiento en la relación. Los problemas que suelen surgir en ésta etapa son, que se trate de posponer los proyectos o decisiones “siempre” para el futuro. Empiezan a disminuir la frecuencia de las relaciones sexuales.

Una posible solución en éste momento es reaprender a comunicarse, además de plantear la relación como un trabajo en equipo. La crisis puede aparecer en torno a los 7 años.

  1. Fase de compromiso – Momento en el que se da una aceptación de la pareja en la que no se pretende cambiar al otro. Se pueden cuestionar opiniones y comportamientos sin conflictos de poder. El problema que puede aparecer en éste momento es por aburrimiento al conocerse demasiado. Se puede llegar a perder confianza y empatia.

La mejor solución es ésta fase puede ser crear objetivos comunes, además de generar actividades conjuntas y también individuales. Esta crisis se producen a partir de los 10 años.

  1. Fase de trascendencia – Etapa madura dónde existe más flexibilidad e incluso individualidad. El posible peligro es que se produzca demasiada individualidad.

Para superar la posible crisis es importante aprender a disfrutar de los objetivos ya conseguidos y enfocarse en las nuevas situaciones que puedan ser reconfortantes para ambos.

Una vez que ya conocemos las fases y las crisis de pareja además de algunas soluciones, voy a proponeros algunas herramientas que podeis poner en juego independientemente del momento para aprender a comunicarse mejor!!

Herramientas:
  • Escuchar lo que el otro tiene que decir.

  • Aprender a hablar sin discutir. Por ejemplo pactando turnos en una conversación.

  • Reconocer errores propios y perdonar los de la pareja, pensando por ejemplo qué 1% de razón puede tener la otra persona para posicionarse en algún tema.

  • Darse más espacio el uno al otro. Crear actividades individuales y permitir que la otra persona desarrolle también su esfera personal, ya que ésto ayuda a aumentar los temas de conversación.

  • Preguntar recíprocamente durante 5 minutos por cómo ha ido el día, y cómo se siente la otra persona. Esto nos predispone a escuchar y a hablar.

  • Convertir las quejas en deseos. Las quejas se reciben normalmente como “bofetadas” que nos ponen a la defensiva, mientras que los deseos nos animan a cambiar la de forma de actuar.

Poned en práctica éstas herramientas y recordad, que la pareja hay que cuidarla mucho, mimarla y trabajarla a diario para que no se acabe secando.

Podeis escuchar el programa AQUI! A partir del minuto 27.

Sobre el autor de éste artículo:

Javier Barreiro Santamarta Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Master en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Master en Recursos Humanos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *