Los sesgos cognitivos más comunes

 Como cada martes, de nuevo en el programa Hoy por Hoy Salamanca de la Cadena Ser, con Jesús Martín Ines, proponemos algún tema de interés sobre el mundo de la psicología, en ésta semana hablamos sobre algunos SESGOS COGNITIVOS.

Es importante tener claro que son éstos sesgos cognitivos. Éstos son atajos mentales que nos ayudan a pensar más rápido, pero que en muchas ocasiones nos ponen la zancadilla y nos hacen cometer fallos de pensamiento.

Se tratan de interpretaciónes erróneas e ilógicas de la información de que disponemos, que se produce porque no podemos procesar toda la información que recibimos y necesitamos hacer atajos a la hora de tomar decisiones rapidamente a través de la intuición y de la heurísitca.

Tienen un sentido evolutivo y de supervivencia, ya que imaginemos que cuando caminábamos por la sabana y aparecia un depredador, era imprescindible tomar decisiones muy rápidas y para eso el cerebro tiene que tener una velocidad de procesamiento de la información inmediata.

En la actualidad, en muchas ocasiones, no tenemos que tomar decisiones de vida o muerte, pero la forma de pensar sigue siendo muy parecida ante distintas situaciones más cotidianas.

Los sesgos cognitivos nos ocurren a todas las personas y con bastante más frecuencia de la que pensamos, no siempre suponen un problema, y si que al menos son muy curiosos!

Algunos de éstos sesgos cognitivos más comunes son los siguientes:

Sesgo de confirmación: Se trata de buscar y favorecer información que confirma nuestras propias creencias sobre algún tema. Por ejemplo si tengo alguna opinión a favor o en contra sobre terapias alternativas va a resultar que me voy a centrar en recibir información de la postura que más me interesa.

Para contrarrestar éste sesgo cognitivo deberíamos valorar más opiniones, además de las ventajas y desventajas de todas ellas.

Efecto de arrastre: Es un efecto que se produce cuando hacemos algo porque el resto de personas que nos rodean lo hacen, como por ejemplo comprar el producto más vendido de la tienda.

Para librarnos de éste efecto es adecuado valorar toda la información disponible y observar las características del resto de opciones.

Heurística de disponibilidad: Éste sesgo se ocasiona ante decisiones muy rápidas ya que tendemos a valorar más la información que es más fácil de recordar, por ejemplo podemos pensar que fumar no es tan malo porque mi abuelo fumaba con 100 años y siempre estuvo bien de salud.

Algo que nos puede ayudar a no caer es éste sesgo es observar la estadística real de lo que nos planteamos y sentarnos a pensar dos veces sobre la afirmación que hemos hecho.

Sesgo de primera impresión: Puede parecer que lo primero que observamos predice y generaliza lo que va a volver a suceder en una ocasión similar. Imagina que conoces a una persona y al conocerla el primer día contó un chiste, diremos entonces que es Javier el chistoso.

Para superar éste sesgo cognitivo, lo ideal es fijarse en más ocasiones y no generalizar siempre.

Efecto último evento: En ocasiones damos más valor al último evento ocurrido olvidando los eventos similares anteriores. Por ejemplo si la última vez que estuve de visita en Cantabria hizo bueno, puedo llegar a pensar que en Cantabria no llueve tanto.

Para no caer en éste efecto, ayuda recordar con calma otras ocasiones anteriores y observar si lo predicho se cumple realmente.

Efecto Forer: Somos capaces de tratar descripciones vagas y generales como si fuesen específicas y detalladas. Por ejemplo lo que nos ocurre con los signos zodiacales, los piscis son todos introvertidos y los tauros muy tozudos.

Para no caer en la trampa de éste sesgo lo más adecuado es pensar en la base científica o estadística de la creencia.

Sesgo de observación selectiva: Nos fijamos más en las situaciones que nos interesan o en las que pensamos recientemente, así pues si me voy a comprar un coche nuevo, marca x, color rojo , es más probable que empiece a ver ése modelo de coche por todas partes.

Algo que podemos hacer para resolver ésto es fijarse también en otras características diferentes a ver si también se cumplen y así darnos cuenta del error.

Sesgo de autojustificacion: Después de realizar una acción no muy razonable, intentamos justificarla. Por ejemplo si me compro un vestido demasiado caro y lo justifico porque me hacía falta, es de mejor calidad, dura más tiempo sin estropearse.

Para contrarrestar éste sesgo hay que racionalizar o aceptar q te equivocaste en la decisión.

Efecto de encuadre: En ocasiones una misma información puede dar lugar a diferentes conclusiones según como se presente, un ejemplo claro es el cuenteo de la asistencia a las manifestaciones dependiendo de quién lo realice.

Si no queremos caer en éste efecto lo mejor es escuchar con atención la información que recibimos y tratar de descubrir lo que realmente quieren decir.

Reactancia: Se produce cuando pensamos lo contrario que nos piden hacer o creer, tendemos a tomarnoslo como un ataque personal. Por ejemplo en el trabajo cuando el jefe nos pide que hagamos algo de una forma con al cual no estamos de acuerdo, en vez de pensar que es una razón técnica, nos ofendemos como si nos descvalorase.

Funciona muy bien el preguntarse si nos están realmente atacando a nosotros personalmente.

Efecto anclaje: Parece que damos más importancia a la primera información que recibimos sobre algún tema que desconozcemos y teminamos posicionamos a favor sobretodo si la fuente de información es relevante para nosotros. Por ejemplo Messi es el mejor pasador de la historia de la liga aunque no sea cierto. (de lo cual no tengo ni idea)

Algo que podemos hacer para no caer en el efecto es comprobando la información antes de asumirla.

Punto ciego: Se trata de un efecto muy curioso ya que se llega a identificar los sesgos cognitivos en los demás, pero no ver cómo te afectan a tí.

Para éste último sesgo, lo mejor es usar la cabeza y darse cuenta q si todos caen…. no somos excepcionales!!.

Existen muchos más sesgos cognitivos, así que tenedlos en cuenta para no caer tan facilmente en sus garras.

Podeis escuchar cómo hablamos de algunos de éstos sesgos en el programa de ésta semana AQUI, a partir del minuto 28.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *