Pensamientos distorsionados

Pensamientos distorsionados II

20 febrero, 2014 barreiro

  Continuamos con la descripción de los pensamientos distorsionados o distorsiones cognitivas del post de hace unas semanas: Distorsiones Cognitivas I

  Como ya expliqué en el artículo anterior, en mayor o menor medida, todos podemos presentar alguna vez algún tipo de distorsión cognitiva, y el cómo saber detectarla y analizarla, nos puede ayudar a tener un punto de vista más acertado sobre, y nos permitirá desarrollar actitudes más realistas y positivas.

 

  Algunas de éstas “típicas” Distorsiones Cognitivas que nos pueden afectar son:

Falacia de control externo: La persona siente que es el exterior el que controla lo que sucede, se ve a sí misma desamparada, como una víctima del destino y no es capaz de asumir la responsabilidad de sus propios actos.

Falacia de control interno: Ésta idea añade a la persona un exceso de responsabilidades, se siente responsable del sufrimiento o de la felicidad de aquéllos que le rodean y no es capaz de darse cuenta de que cada uno es responsable de su propia vida.

Falacia de justicia: La persona esta constantemente resentida porque piensa que conoce cual es la verdadera justicia, pero cree que son los demás no están nunca de acuerdo con ella y que se equivocan.

Culpabilidad: La persona mantiene que son los demás los responsables de su sufrimiento y por tanto siempre culpa a los demás, o por el contrario se culpa a sí mismo de todos los problemas ajenos y los asume como una responsabilidad suya.

La falacia de la recompensa divina: Se cree que va a cobrar algún día todo el sacrificio realizado, se imagina que hay alguien “superior” que lleva las cuentas de todo lo que ha hecho. La persona se siente muy resentida cuando comprueba que normalmente la recompensa esperada no llega.

Tener razón: La persona intenta continuamente probar que sus opiniones y acciones son las correctas. Cree que es imposible equivocarse y hará cualquier cosa para demostrar que tiene la razón. No sabe escuchar, y tener razón es mas importante para ella que mantener buenas relaciones.

Falacia del cambio: Se trata de esperar o provocar que los demás cambien para seguir sus opiniones y hacer lo que ella quiera intentando influirles en sus opiniones o modos de pensar. Necesita cambiar a la gente por que sus esperanzas de felicidad parecen depender enteramente de ésto, es decir de los demás.

Razonamiento emocional: Cree que lo que siente tiene que ser absolutamente verdadero. Si piensa que se debe sentirse ante una situación de determinada manera tendrá que sentirse obligatoriamente así. Si se siente como estúpida y aburrida es porque es estúpida y aburrida. Si piensa que en una fiesta debe comportarse tímidamente se comportará tímidamente y por lo tanto llegará a la conclusión de que es tímida.

  Todas éstas ideas se pueden llegar a confrontar y a modificar una vez que son identificadas, y por lo tanto se puede aprender cambiarlas por pensamientos más racionales y adaptativos.

Sobre el autor de éste artículo:

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo sanitario en Salamanca, colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica y Máster en Recursos Humanos.

  1. Ivonne Blanc
    4 mayo, 2015 at 3:07 pm

    Muchas gracias por tu aporte,
    Explicas gráficamente cada uno de los casos
    Saludos

    Reply
    1. barreiro
      19 mayo, 2015 at 4:14 pm

      Me alegro que te haya parecido interesante! Un saludo!!

      Reply

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *