Cuando hablamos de adolescentes y de adolescencia nos estamos refiriendo a una etapa de la vida donde se producen muchos cambios importantes. Se tratan tanto de cambios físicos como de cambios emocionales y de mentalidad, que en el transcurso de unos años transforman al niño en una persona adulta. Algunas características de este momento son: la búsqueda de una identidad propia, la identificación con un grupo de iguales (que se convierten en el referente fundamental en ésta etapa), el interés y la preocupación por la imagen corporal, el establecimiento de nuevas amistades, la lucha por la independencia, el enamoramiento, la sexualidad, y por otro lado se van aumentando cada vez más el nivel de responsabilidades y de exigencias tanto a nivel académico como a nivel personal.

La adolescencia se trata pués de fenómeno tanto biológico y psicológico, como cultural y social, por lo tanto sus límites no se asocian solamente a características físicas. A diferencia de la pubertad, que comienza a una edad determinada debido a ciertos cambios hormonales, la adolescencia depende de factores psico-sociales más amplios y complejos, originados principalmente en la educación del seno familiar.

Entender y ayudar al adolescente a afrontar éstos cambios que se producen en esta etapa de una manera equilibrada ayudará a evitar que se produzcan futuros trastornos y problemas que dificulten su vida futura.

El objetivo es entablar una relación con el joven adolescente de una manera sana y cercana, pero que a la vez le ayude a dirigir sus objetivos hacia metas más adecuadas. También ayudamos a conseguir mejores resultados académicos con técnicas de estudio concretas y orientación escolar. Intervenimos en las relaciones entre padres-hijos para encontrar las soluciones que refuercen la relación positiva en la familia.

Llámanos sin compromiso para pedir información.