Intervencion en el proceso del duelo

Pasos a seguir en el duelo

15 Junio, 2016 barreiro

La intervención en el proceso del duelo es uno de los temas más sensibles de la psicología, ya que la persona o las personas con las que se trabaja están pasando por una montaña rusa de sentimientos y emociones.

Para hacer una intervención con el duelo, es necesario seguir una serie de principios básicos:

1. Ayudar a aceptar la realidad de la pérdida.

Cuando una persona pierde a alguien importante aparece una sensación de irrealidad, de que la situación no ocurrido realmente. Hay que ayudar a la persona ha tener conciencia de que el fallecido no volverá, el primer paso es aceptar esa realidad para poder afrontar de un mejor modo el impacto de la pérdida.

Una de las formas que se puede ayudar a alguien a hacer más real la pérdida es haciendo que hable de la persona que se ha ido.

2. Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida.

Hay personas que durante la elaboración del duelo, debido al dolor que padecen, puede que no reconozcan algunos de sus sentimientos. La intervención del terapeuta se encamina hacia a ayudarles a aceptar estos sentimientos y a trabajarlos.

Algunos de los sentimientos que se presentan con más frecuencia son: el enfado, la culpa, la impotencia, la frustración, la tristeza, etc…

3. Ayudar a vivir sin el fallecido.

A alguien que ha sufrido una pérdida reciente no se le recomienda que tome decisiones importantes como vender su casa, cambiar de trabajo, etc…, puesto que en la fase aguda del duelo es difícil pensar con claridad y tomar decisiones acertadas. Por eso hay que trabajar la toma de decisiones y la solución de problemas.

4. Recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo.

Es necesario recolocar y ordenar la vida emocional de la persona que ha sufrido una pérdida, de forma que le permita continuar con su vida después de dicha pérdida.

El psicólogo puede ayuda al afectado a transformar el apego con el fallecido, a sentirse preparado para tener nuevas relaciones.

5. Dar tiempo para elaborar el duelo.

La elaboración del duelo requiere tiempo. Algunas personas intentan volver cuanto antes a la rutina a que quieren superar cuanto antes el dolor o animan a otras personas a volver a sus quehaceres cotidianos y no se dan cuenta de que necesitan un tiempo para acomodarse a la pérdida.

Algunos de los momentos más duros suelen ser el primer aniversario o las vacaciones. En el caso de estas últimas, el terapeuta puede ayudar a la persona a anticiparlas y prepararse por adelantado.

6. Interpretar la conducta “normal”.

Algunas personas apuntan a que piensan que se están volviendo locas ya que sus conductas no son normales. El terapeuta puede indicar a la persona lo que son conductas normales en esas situaciones. Algunas de las conductas que manifiestan estas personas son alucinaciones o rasgos psicóticos, o en ocasiones comportamientos que en otro momento no se harían. Hay que entender que en situaciones tan delicadas, todo lo que pueda ocurrir es “anormalmente normal”.

7. Permitir y entender las diferencias individuales.

El tipo de respuestas conductuales que se producen en el duelo es muy variado, lo que en ocasiones puede generar desconcierto en algunas personas, ya que esperan que ante la misma muerte todas las personas reaccionen de la misma forma.

8. Ofrecer apoyo continuado.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *