A lo largo de nuestra vida podemos encontrarnos con determinados problemas sexuales que nos pueden afectar tanto a nivel personal como en la relación de pareja. En terapia sexual trabajaremos con problemas como:


Eyaculación precoz:

Se trata de eyacular antes de lo que se desea, lo que genera un gran sentimiento de falta de control y de malestar. Con el tratamiento en terapia sexual de la eyaculación precoz se van a conseguir dos cosas: reducir la excesiva responsabilidad que asume el hombre para complacer sexualmente a su pareja y eliminar los métodos de distracción para prolongar la erección.


Eyaculación retardada:

Se denomina así a la dificultad para incitar la respuesta orgásmica masculina y ejecutar el reflejo de eyaculación. Para el trabajo con la eyaculación retardada se siguen dos caminos: uno para tratar la distracción y otro para el sobrecontrol. Ambos tratamientos incluyen el trabajo con el enfoque sensorial, por la ansiedad que se genera al no conseguir el orgasmo.


Disfunción eréctil:

Se trata de la incapacidad de lograr y mantener una erección del pene total o parcial durante el tiempo deseado para tener una relación sexual. Para tratar la disfunción eréctil causada por factores psicológicos, se utiliza la psicoterapia sexual, donde la intervención va dirigida a disminuir la preocupación por la impotencia. Normalmente la impotencia se debe a la ansiedad relacionada con el acto sexual, por lo cual tanto con la terapia cognitivo-conductual como con la terapia centrada en soluciones se obtiene un gran éxito.


Bajo deseo sexual o inapetencia:

La ausencia de deseo sexual o el bajo deseo sexual se refiere al bajo nivel de apetencia e interés sexual que se manifiesta a la hora de responder a diferentes estímulos eróticos. Para el tratamiento se enseñan las pautas del enfoque sensorial y se desarrolla el método de autoplacer y la técnica de estimulación sensual con imaginación, que son técnicas cuyo objetivo consiste en que la pareja, comience a desarrollar y vuelva a cultivar la capacidad de excitarse.


Vaginismo o dolor en la penetración:

Como vaginismo se entiende la falta de habilidad para relajar la abertura de la vagina. El tratamiento de terapia sexual consiste en técnicas de enfoque sensorial y técnicas cognitivas-conductuales como las técnicas de relajación o de modificación de pensamento para aprender a controlar la ansiedad.


Anorgasmia:

El tratamiento para trabajar la anorgasmia se centra en enseñar nuevas formas de comportamiento sexual, promoviendo actitudes para suplir las carencias que existan. Es aconsejable que en el tratamiento también se implique la pareja como un elemento de apoyo y como forma de crecer juntos respecto a la sexualidad.


Llámanos o dejanos tu contacto y te atenderemos con la mayor seriedad y discreción.