En muchas ocasiones, las familias se encuentran con situaciones de conflicto debido a diferentes circunstancias, tales como problemas en la relación con los hijos, problemas en la pareja, problemas por razones económicas, o bien por cambios en la situación social. Quizás debido a momentos particulares como puede ser un traslado de domicilio familiar o un cambio de ciudad, o un largo etcétera de diferentes situaciones hacen que la familia pueda dejar de ser un equipo y pase a ser un grupo en conflicto, creando un malestar tanto en el conjunto de la familia como en cada uno de sus miembros.

Por eso, en la consulta trabajamos la terapia familiar desde un punto de vista de intervención sistémica estratégica y centrada en soluciones. Entendemos que cada familia es un ente único y que cada miembro de la familia cuenta por lo cual es fundamental para encontrar las soluciones adecuadas. De ese modo, ayudamos a las familias a equilibrarse y superar sus problemas, creando tareas de colaboración o facilitando una mejor comunicación, haciendo que cada miembro de la familia sea responsable en la creación del estado más adecuado para la convivencia familiar.

En los casos en los que se dan procesos de separación o divorcio, se intervendrá tanto en la mediación familiar como en la construcción de un espacio cooperativo para que el complicado proceso sea lo menos conflictivo y más asequible posible para todas las partes afectadas.

Os informamos sin compromiso para resolver cualquier duda.