Cómo nos afecta psicológicamente el cambio de hora

En el programa de ésta semana en Hoy por hoy Salamanca con Jesús Martín, de la Cadena Ser vamos a hablar sobre cómo nos afecta el cambio de hora.

Enlace al audio del programa al final del artículo, ir al audio.

¿Qué ocurre en nuestro organismo?

Nuestro organismo tiene un regulador horario biológico que se encuentra en el interior del cerebro, y que se regula mediante la luz solar y los estímulos del entorno; regula un ciclo diario que afecta a los niveles de las hormonas y actividades celulares por lo que, cuando cambia el ritmo de la luz de fuera o el ritmo de las tareas, puede desorientarse.

La luz suprime la secreción de melatonina, que es la sustancia que nos induce el sueño, una hormona que junto con el cortisol, actúa regulando los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar, a más luz se produce menos melatonina, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de forma más tardía.

¿Cómo afecta el cambio de hora a nuestra salud?

cambio de hora

Desde el punto de vista de la salud, esta variación en el cambio de hora tiene un impacto leve en el organismo, aunque hay una respuesta individual, ya que algunas personas la llevan muy bien y otras no se adaptan tan bien, depende de cada persona, a veces se necesitan entre 1 y 5 días para que el cerebro se ajuste al nuevo horario.

Los niños y los mayores son los grupos de población más sensibles a estas alteraciones debido a que tienen unos horarios establecidos de comidas y de sueño.

El sueño requiere de rutina y monotonía.

Con el cambio de hora nos levantamos una hora antes de lo habitual, rompiendo la rutina del sueño, de modo que no se descanse lo necesario puede implicar “ligeros” trastornos en el sueño, los hábitos alimenticios y el estado de ánimo, que pueden aumentar el cansancio, la irritabilidad o la falta de concentración, aunque estos problemas remiten en el plazo de tres o cuatro días.

La disminución de las horas de luz y la bajada de las temperaturas suelen traducirse en una inhibición (alteración de las actividades) y por consiguiente una mayor propensión a estar en casa, limitando tanto las relaciones físicas, como las sociales”.

Seis consejos para adaptarse mejor al cambio de hora:

  1. Recuperar el tiempo de sueño perdido acostándose una hora antes o 15 min durante 4-5 días antes. Acostarse un poco antes para ir adaptándose al nuevo horario, es mejor prepararse cuatro o cinco días antes del cambio de hora modificando paulatinamente el nuestro horario de esta forma, el cambio no se produce de manera tan brusca.
  2. Regla de oro: A más estrés, más ejercicio. Practicar con regularidad ejercicio físico moderado ayuda al cuerpo, y a la mente, a relajarse y a adaptarse a los cambios. Se recomienda practicarlo por la mañana, para afrontar el día con energía, pero nunca antes de irse a dormir, ya que podría dificultar el sueño.
  3. Despedirse temporalmente de la siesta. Durante unos días, para que el organismo se ajuste al nuevo ciclo de sueño.
  4. Evitar los excitantes. Sobre todo durante la tarde, las bebidas con cafeína o excitantes como el café, el té o el alcohol pueden influir negativamente en la calidad del sueño y el sistema nervioso.
  5. En la cena, las cantidades justas. Ni con el estómago vacío, ni demasiado lleno. Para facilitar la digestión y que termine antes de irse a dormir, es recomendable hacer una cena ligera y a una hora temprana.
  6. Apagar los aparatos electrónicos. Consultar el móvil, la tablet o el ordenador antes de acostarse es un hábito tan común como perjudicial. ya que el exceso de luz, emitida por las pantallas, puede ser el causante de la alteración de las pautas de sueño, así como de sufrir efectos secundarios en el organismo.

Escucha el audio del programa a partir del minuto 27´ pinchando aquí!


Sobre el autor de este artículo

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo General Sanitario en Salamanca colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Máster en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Máster en Recursos Humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *