El acceso de los menores a la pornografía

Implicaciones del acceso de los menores a la pornografía

En el programa Hoy por hoy Salamanca en Radio Salamanca de la Cadena SER, hablamos sobre el acceso de los menores a la pornografía. Podeis encontrar el link al programa al final del artículo.

Actualmente el acceso de los menores a la pornografía es una realidad, ya sea buscado o por casualidad, la edad de acceso y uso está en torno a los 13 años y la edad de primer contacto en torno a los 8 años.

Acceso de los menores a la pornografía

El estudio elaborado por Red jóvenes e inclusión social de la Universidad de Islas Baleares advierte que la facilidad de acceso es un hecho debido al acceso a dispositivos sin controles parentales.

Además arroja los siguientes datos: Un 70 % de menores de edad ha visto pornografía alguna vez. El 75% de los menores resuelven dudas entre amigos o Internet y tan sólo el 25% consulta con padres o profesores. El 50% de los consultados indica haber incrementado prácticas de riesgo en sus conductas sexuales.

Acceso de los menores a la pornografía

Hay que tener en cuenta que la educación a través de la pornografía, es una educación sexual sexista y no libre, ya que no se habla de sexualidad, si no de sexo con prácticas sexuales en ocasiones extremas, que enseñan una forma de enfrentarse al sexo erróneamente, creando mitos y referencias equivocadas en la mayoría de las veces.

A través de la pornografía se trivializan las relaciones sexuales y su forma, además del uso del preservativo. Provoca un incremento de actitudes machistas. Y finalmente produce un aumento de la frustración generada ante expectativas irreales que se pueden transformar en diferentes trastornos o problemas sexuales.

menores y pornografía

Pautas recomendadas

Algunas pautas recomendadas son:

  • Hablar abiertamente sobre sexualidad. La educación sexual debe comenzar en casa, para ello debemos contestar y hablar con naturalidad, transmitiendo modelos de conducta responsables y reales.
  • No castigar las dudas o no hablar del sexo de forma negativa, ya que puede provocar que se generen tabúes y no hablen con nosotros por miedo a la represalia.
  • Enseñar que las personas no somos objetos que se puedan usar, y que en la pornografía existe violencia en muchas ocasiones. Que se trata de una realidad ficticia y que degrada a la mujer.
  • Debemos mostrarnos abiertos y accesibles a nuestros hijos, hablando sobre sexualidad de forma natural en las conversaciones cotidianas.

Educacion de menores a la pornografía

  • Para el control parental de los dispositivos de los menores se debe pactar uso del móvil a horas y lugares determinados de la casa.
  • Instalar o usar los sistemas de control parental y supervisar el uso. El uso en los menores debe ser siempre abierto, nunca privado.
  • Alertar y educar a nuestros menores sobre el peligro de abrir enlaces sospechosos en internet.
  • Como tutores y educadores pedir una mayor y mejor educación sexual real en los colegios y centros educativos.

Educación de los menores a la pornografía

Nuestra obligación como educadores y padres es ofrecer una información clara y no condicionada sobre la sexualidad y el uso de la pornografía, para ello tenemos que informarnos nosotros primero y romper con nuestro propios tabúes, y desde ahí comunicarnos con los menores.

♦ Podeis escuchar el programa completo a partir del minuto 24´  pinchando AQUI!

Sobre el autor de éste artículo:

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo General Sanitario en Salamanca colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Máster en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Máster en Recursos Humanos.


Sobre el autor de este artículo

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo General Sanitario en Salamanca colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Máster en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Máster en Recursos Humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *