Conoce las distorsiones cognitivas más comunes (1ª parte)

Los pensamientos son interpretaciones que realizamos sobre situaciones o estímulos con carácter neutro.

Las distorsiones cognitivas son formas erróneas que tenemos de procesar la información, es decir, malinterpretaciones de lo que ocurre a nuestro alrededor, generando consecuencias negativas para nosotros y nuestra manera de entender las cosas.

Las personas que padecen diferentes trastornos como la depresión o ansiedad tienen una visión de la realidad en la que las distorsiones cognitivas juegan un papel fundamental.

En mayor o menor medida, todos podemos presentar alguna vez algún tipo de éstas distorsiónes cognitivas, y saber detectarlas y analizarlas, nos ayudará a tener un punto de vista más acertado, desarrollando actitudes más realistas y positivas.

Las distorsiones cognitivas más comunes:

  • Personalización – Las personas se sienten totalmente responsables de acontecimientos en los que apenas han participado o incluso en aquellos en los que no han participado en absoluto. O bien la tendencia a relacionar algo del ambiente consigo mismo, comparándose continuamente con los demás. Por ejemplo, en mi trabajo han felicitado a mi compañero pero a mi no, eso es porque yo soy incompetente y no se hacer las cosas tan bien como él.
  • Abstracción selectiva o Filtraje – Consiste en centrar la atención solamente en aquellos aspectos negativos y obviar los positivos de una situación, magnificando y sacándolos de contexto. Por ejemplo: He tenido una entrevista de selección pero al final no me han seleccionado, es terrible que no lo hayan hecho porque quiere decir que no sirvo para hacer nada.
  • Sobregeneralización – Es la creencia de que si algo ha ocurrido alguna vez, ocurrirá siempre. Las sobregeneralizaciones se expresan a menudo en forma de afirmaciones absolutas, como si existiera alguna ley inmutable que gobernara y limitara el curso de la felicidad. Por ejemplo, he roto con mi novio, se que no voy a volver a encontrar a nadie en mi vida, me voy a quedar sola para siempre y ya no podré ser feliz.
  • Pensamiento polarizado – Consiste en percibir cualquier cosa o situación de forma extremista, sin términos medios. Las personas y los pensamientos son buenos o malos, maravillosos u horribles. Esto crea un mundo en blanco y negro. Por ejemplo, Si mi pareja hoy no me ha dicho que me quiere, significa que está con otra persona y estoy seguro que tarde o temprano me va a dejar.
  • Interpretación del pensamiento (inferencia arbritaria) – Se trata de hacer juicios adivinatorios sobre los demás. Se hacen presunciones sobre cómo reacciona la gente a las cosas que la suceden, particularmente cómo reaccionan los demás ante ti. Por ejemplo: Estoy segura de que mi amiga no me ha llamado para para fastidiarme, porque ella siempre es así.
  • Afirmaciones tipo “debe ser” o “tengo que” – Son creencias rígidas e inflexibles acerca de cómo debería ser uno o los demás. La persona se comporta de acuerdo a una serie de reglas que rigen la relación de todas las personas, éstas reglas son indiscutibles. Por ejemplo,tengo que gustar siempre a todo el mundo, o bien,ésto tiene que salir como yo pienso porque si no es un desastre total.
  • Etiquetación – Utilizar etiquetas negativas para describirse a uno mismo, en lugar de describir los hechos o cualidades objetivamente y con exactitud. Por ejemplo, soy una persona malo, en vez de, las personas a veces nos equivocamos pero podemos rectificar.
  • Visión catastrófica “Y si…” – Las personas tienden a esperar y anticipar el desastre, muchas veces no son capaces de actuar y de enfrentarse a los problemas por el miedo que se genera. Por ejemplo, no puedo hablar en público porque y si se rien de mi?, y si lo hago mal?.

A tener en cuenta

El conocer cuales de éstas distorsiones negativas rigen nuestra conducta, es fundamental para poder aprender a enfrentarlas y modificarlas.


No te pierdas los siguientes artículos:


Sobre el autor de este artículo

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo General Sanitario en Salamanca colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Máster en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Máster en Recursos Humanos.

4 Respuestas

  1. Beatriz Motellon dice:

    Hola!! M llamo beatriz y llevo 5 años haciendo terapias con diferentes psicologos no se si es x mi parte o x parte de ellos pero no solucionan mi problema. Mi grandisimo problema q es q desde q tuve a mis hijos tengo panico a q se pongan malos y evito situaciones x miedo a q cojan enfermedades ej ir a las ludotecas donde hay muchos niños y a centros comerciales …….en fin q no disfruto de ellos ni d la vida . Tengo 37 años ya no se q hacer

    • Hola Beatriz, parece que tu caso podría ser un tipo de fobia adquirida o desarrollada a raiz de la situación que relatas, de todas formas es complicado realizar un diagnóstico con la información que me proporcionas, así que te invito a que me contactes sin compromiso y evaluemos cuales son las posibles causas y soluciones. No obstante si te parece interesante escribiré algo sobre el tema y espero así que la información te sirva de algún modo. Un saludo y gracias por escribir.

  2. Jorge dice:

    Hola Javier, me pregunto si existe un documento en formato pdf bien completo sobre el tema, ¿me podrías decir cual es? Gracias.

    • Buenas Jorge, no se si hay un pdf concretamente sobre el tema de las distorsiones cognitivas, más adelante publicaré el resto de distorsiones más frecuentes, a ver si con éste nuevo artículo te haces una mejor idea, de todas formas puedes enviarme un privado e intento ampliarte la información. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *