¿Podemos permitirnos respirar con la que está cayendo?

En el Hoy por hoy Salamanca nos preguntamos si podemos permitirnos y cómo respirar con la que está cayendo debido a la situación del coronavirus Covid-19.

Enlace al audio del programa al final del artículo, ir al audio.

Pasamos por un momento de crisis sanitaria y social que nadie se esperaba, donde hemos tenido que aprender a adaptarnos en ocasiones a trompicones a ésta nueva situación.

¿A qué se debe?

La información difusa que hemos recibido durante todo éste tiempo, un confinamiento que en un principio eran 15 días, pero que luego fue un mes y luego 2 meses, y luego una desescalada confusa en verano, más luego los confinamientos y toques de queda que parecen sin mucho sentido, hace que llevemos ya un año que parece eterno, así que la adaptación a ésta situación imprevisible y cambiante ha sido muy complicada de hacer, ya que no existen unos plazos fijos para poder organizarse de una forma adecuada.

Llega un momento en el que esta situación tan ambigua y larga implica un coste emocional para muchas personas.

Se comienza a ver en la consulta un aumento generalizado de los niveles de estrés y ansiedad, un incremento en la aparición de personas que se quejan de síntomas depresión, un aumento significativo de obsesiones, fobias y lamentablemente de intentos de suicidio.

Estas son las consecuencias psicológicas del COVID, que en muchas ocasiones son “peores” por el efecto negativo en nuestra psique, que por los efectos de la propia infección.

¿Podemos respirar con la que está cayendo?

Ahora que se acerca el momento en el que las vacunas empiezan a dar sus pasos, de que el indice de incidencia de infecciones parece que disminuye y se termina el estado de alarma, podemos pensar en permitirnos cierto respiro y de a pesar de no bajar la guardia, ver un poco de luz, pero sin dejarse llevar por el hastío.

Es un momento de regalarse algunos momentos emocionales, de volver a moverse, de ver a familiares o amigos, que en muchos casos llevamos sin ver todo el tiempo que ha durado el estado de alarma, pero siempre con prudencia y conciencia. Podemos permitirnos respirar con la que está cayendo.

Es momento de poner en marcha más que nunca nuestros recursos personales, es decir, esas cosas o actividades que tienen un efecto positivo sobre nosotros y nos ayudan a regular el estrés generado por la situación, es momento de cuidarse más que nunca, pero sin olvidarse que sigue existiendo un peligro que nos acecha.


Escucha el audio del programa Hoy por hoy en Radio Salamanca de la Cadena SER. A partir del minuto 27´ pinchando aquí!


También te pueden interesar los artículos:


Sobre el autor de este artículo

Javier Barreiro Santamarta es Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Psicólogo General Sanitario en Salamanca colegiado nº CL-3735. Máster en Psicología Clínica cognitivo-conductual, Máster en Terapia Breve Centrada en Soluciones y Máster en Recursos Humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *